sábado, octubre 30, 2010

El misterio de la plaza

La sociedad montevideana se vio conmovida días atrás cuando en la Plaza de los 33 Orientales, más conocida como Plaza de los Bomberos (aunque hay un bombero solo), aparecieron cientos de palomas muertas.
Un grupo de jóvenes ambientalistas y aficionados a la taxidermia (si no saben lo que significa busquen en el diccionario, pero desde ya les adelanto que no tiene nada que ver con el cutis de los taxistas); se propusieron tratar de develar el misterio disecando uno de los especímenes. En el estómago de la pobre e inocente palomita, encontraron pequeños objetos del tamaño de una miga de pan, de un metal que aparentemente sería bronce.
Los culpables fueron de esa forma identificados, y aparecen en esta foto: 



1 comentario:

Fd dijo...

qué hija de puta! (es halago)